lunes, 31 de marzo de 2014

Se me cayeron las lágrimas viendo esas fotos y deseé estar ahí. Quiero que me contéis muchos cuentos.

domingo, 30 de marzo de 2014

Esas cosas que no me digo porque no son de recibo: como que quería que follases conmigo antes que con nadie, y no antes de tiempo sino de preferencia. Como que cuando sentì que aquella pareja estaba titilando y no la recibía tenía un miedo en el estómago a que se hubiera enamorado de otra y no pudiera llevar las dos relaciones, y así fue, y tuve que odiarte un poco. Como que quería que tú no quisieses una pareja, pero que si la quisieras, que me quisieras a mí. Como que a veces quiero enamorarme y enamorarla. Como que sé que en el fondo te gustan las mujeres de revista, y eso hace que me gustes un poco menos.

sábado, 22 de marzo de 2014

Pura geología de un cuerpo

Esos ratos en los que me siento
desubicada, me siento
fuera de lugar o buscando todo el tiempo moviéndome
no sé, despistar
pensamientos recurrentes de aquello que en realidad no quiero
pero que mi imaginación me devuelve en formato
propaganda de la felicidad o del bienestar al más puro estilo cinematográfico.

sábado, 15 de marzo de 2014

Duelo de Batania, o dejar de vivir en los agujeros que nos deja el capitalismo.

Lo malo cuando te das cuenta de que la ideología de "el amor todo lo mueve" y de que el amor es lo más intenso que te puede pasar en la vida es la encerrona mejor orquestada para la sumisión de las mujeres, (y en general, de la vida al capitalismo) es que Batania deja de ser las luces de luciérnagas que hacen de tu oscuridad un lugar mágicamente vivo, doloroso pero intenso, para ser oscuridad sin poesía-clavo ardiendo.

jueves, 13 de marzo de 2014

Psicoanálisis

X, que es (entre otras cosas) psicóloga, me está haciendo un acompañamiento activo con mis movidas emocionales y mentales. Me dijo que para cerrar historias que me estaban generando sufrimiento tenía que hacer duelos. Doler la pérdida de las personas que fueron o que yo quería que hubiesen sido y dejar marchar esas imágenes, dejar de dialogar con ellas, y empezar, si quiero, una relación con la persona que queda después de eso.

domingo, 9 de marzo de 2014

Escribo después de los orgasmos, tantas corrientes de agua y turbulencias me llaman a las palabras. Dejar huella, recordar en el cuerpo esta experiencia.
Antes pensaba que sólo podía escribir en la tristeza. En la pena, en el dolor, entre los nudos, y sin embargo he descubierto escribir desde el extasis, la nube, los colores, esta droga tan mía. Esta droga que me hace, esta droga que me vida.

viernes, 7 de marzo de 2014

Echo de menos los orgasmos eternos, mi mano y tu mano en mi coño o en el tuyo juntas, el que sí entra la mano entera. El sexo entre sueños a mitad de la noche, despertarnos y preguntar si lo he soñado, no, ha sido tan real. El sexo anal, las siestas, los pasillos. Los juegos, la comida, la picardía, el reto. El sexo de enamoradas.

miércoles, 5 de marzo de 2014

9.940

"Esfera y Diamante", de Deika y Patty de Frutos.

9.940 es un número abstracto que podrían ser gotas de agua salada evaporándose de mi piel en un día caluroso de mar, o estrellas que podríamos contar una noche de verano antes de dormirnos, resistiéndonos a cerrar los ojos y que se nos escapara el tiempo y la bóveda celeste negra salpicada de destellos, resbalando entre los sueños. 9.940 hojas han caído de ese árbol que hay bajo tu ventana en todos los otoños que he vivido en esa ciudad, 9.940 minutos de dibujos animados animándonos la vida. Pero ahora son 9.940km entre tu risa y la mía, y la distancia es una cuestión de actitud. Siempre me pilla con la mirada puesta, los ojos abiertos. Aprendo a quedarme y a marchar bastante activamente. Extraño y amo, duelo la distancia a veces pero aprendo a amar lo que tengo entre las manos, y los planes para cuando tenga vuestras manos entre mis manos y mis ojos mirando lo que miran nuestros ojos. Pero esta distancia me ha pillado haciendo algo importante. En todo lo nuestro, creciendo. No es que no quiera estar aquí por estar allí ni que tú no estés allí por estar aquí, no es ese trabalenguas. Es sólo que no quiero que estemos a 9.940km. Sólo eso.

martes, 4 de marzo de 2014

Podría haber sido su profesora


Estoy sentada en su cama. Ella viene de frente, se sube y encaja su cuerpo contra el mio con las piernas abiertas y sus brazos alrededor de mi cuello. Su cabeza se inclina sobre mi oído: -no dejo de pensarlo, podrías ser mi profesora-, me dice mientras baja la cabeza y baila su mirada entre mis ojos y mi boca. Está claro que esa idea le encanta. Y yo...