martes, 29 de abril de 2014

Ojo de pez que brilla





Ojo de pez que brilla, 
siempre te usan para contar cuentos tristes...

tú, que flotas en el espacio
y te mueves lento y susurras
burbujas bajo mi cuerpo desnudo,
que me hacen cosquillas en la barriga

tus sueños de algas me arropan
tu lomo de espejos me hace
tintineos de braille luminoso

yo creo que eres mezcla 
de tierra y de agua y que juegas
yo creo que cuentas
bocanadas de historias mojadas
que guardas bajo tus aletas.

Ojo de pez que brilla
luna oceánica multiplicada y fresca
yo te quiero lleno de historias
yo te quiero como tú seas.









- poesía contra la espectacularización de la vida -

viernes, 18 de abril de 2014


Yo también tenía derecho a ser una niña.

A no tener que estar pendiente de que las cosas
simplemente
fuesen.




¿Cómo fue que pasaste de morderme los pies y tocar el piano para que me durmiera a que hace años que no me tocas?



lunes, 14 de abril de 2014


Los momentos de bajón nunca son buenos para analizar las cosas. Así que quizá este es un momento peineta que necesito, y para eso estoy, para acompañarme a mí misma a los lugares donde no me siento fuerte o con ganas para ir. Feminismos y autogestión de la vida. Autogestión de la vida y dinero. Dinero y trabajo asalariado. Esa es la cadena de consecuencias que me trae hoy aquí.

Llevo más de 4 meses trabajando en algo que quería hacer sí o sí. Abrir un espacio donde poder pensar juntas y compartir en torno a algo que me implica. Da igual qué: construir autonomía, construir nuestros espacios, alimentar nuestra red -en un lugar además donde la red es fragmentada y escueta, y construir red es ásperamente difícil, aunque muy concentrado cuando llega, muy de secano-. Y me llaman para un curro. Temporal. Una campaña de 10 días. Justo en las mismas fechas que nuestras jornadas.

Un curro del que ya me llamaron hace un tiempo y dije que no podía porque estaba en una celebración de alguien cercano, para quien era importante que yo estuviera ahí (aunque no lo dijera ni reconociera la importancia de un trabajo, aun temporal, en mi vida precaria - eso también es el patriarcado). Después de tanto tiempo sin currar y sin ingresos autogestionados ya no cabe priorizar otra cosa.

Odio la familia nuclear. Probaría a caerme a ver si otrxs me sujetan pero siento que podría pudrirme de asco y tristeza. Y si eso pasa algún día, prefiero que sea por decisión propia.

Me siento como la chica de la imagen: construir puertas en las jaulas para que lxs pájarxs puedan salir, o construir lxs pájarxs mismxs para poder escapar hacia un otro lugar, aun sabiendo que puede pasar esto. Porque por lo menos lxs pájarxs serán reales y estarán ahí. Por lo menos lxs pájarxs servirán para vivir, aunque no sea a mí.


Volad, bellxs...                       

domingo, 13 de abril de 2014

La vida se estira y se hace tan larga. No sólo tenemos tanto por delante por vivir, también tenemos por contarnos cómo hemos llegado hasta aquí.

Hoy no es día de grandes verdades, es día de pequeños rincones que se (nos) hacen posibles.


lunes, 7 de abril de 2014

Del cuerpo (los cuerpos) de la memoria.

http://politica.elpais.com/politica/2014/04/06/actualidad/1396816895_145138.html

"He visto cómo daban muerte en caminos, montes y portales a los hombres y mujeres que no correspondían al patrón que ustedes formaron (...) Tengo familiares enterrados en la falda de un monte. Los mataron a tiros y los dejaron al sol (...) beso aquella tierra que cubre los restos de mi padre y 11 hombres más y rezo por todos los que, como a ellos, se les negó hasta un lugar en un cementerio. Si un día se llegase a hacer la estadística de estos crímenes y cómo se cometieron, el mundo se sentiría estremecido. (...) Recorra todas las provincias y pregunte a las viudas dónde están enterrados sus maridos; y a los huérfanos, sus padres, y a los padres, sus hijos (...) Y un día no habrá suficientes divisiones acorazadas para sujetar el empuje (...) Un coro de ultratumba, de la cuneta, le estará gritando día y noche: ‘¡Nosotros estamos aquí!”

El estremecimiento de la memoria haciéndose cuerpo. Voy sabiendo quién soy conforme voy construyendo mi-nuestra memoria, y no me gustaría hacer una poesía intimista sobre esto. Intima sí, claro. Lo que quisiera es que la memoria de nuestros cuerpos rotos, y de nuestras miradas perdidas entre el dolor y el vacío, no fueran el pasto de un jardín melancólico que pisamos solas, ni tampoco imágenes-espectáculo que saltan al primer plano tocando una fibra sensible y conformando a su vez un segundo, tercer plano, etc. en el que se va diluyendo el contexto.

Una imagen es mucho más que una fotografía. La memoria es mucho más que un recuerdo y la memoria si se hace se hace en el cuerpo.

El cuerpo (los cuerpos) de la memoria.



viernes, 4 de abril de 2014

Algún día tendré que hablar del miedo. Hoy hace sol y es rara esta claridad tan serena.

No será hoy, pero algún día tendré que empezar a hablar del miedo.


miércoles, 2 de abril de 2014

Me hace extrañarte pensar la idea de no poder caminar juntas una misma calle cualquiera a la que deviniéramos al azar, hasta dentro de 5 ó 6 meses.