martes, 28 de octubre de 2014

He vuelto a soñar con ella.
A veces me pasa, es raro. Sin más, sin un antecedente aparente, de repente un sueño, y en medio de ese sueño el sol, el calor de la arena en cada parte de mi cuerpo que está en contacto, ráfagas de aire de verano, los ojos cerrados, el ruido del mar de fondo, el mar. Las cosas abstractas como sentirme entera, el amor por la vida, el presente radical y singular. Las cosas concretas como respirar y sentir todo el cuerpo, los latidos de mi corazón cuatro dedos por debajo de mi ombligo, el olor de mi piel al sol. La mente diáfana. La imaginación en calma chicha. Y me giro perezosa, buscando un cuerpo cómplice con certeza. Me giro buscándola y al mirarla (¡no, antes! la reconozco en la forma de mi cuerpo expectante) me doy cuenta de que es ella. Quiero decir: me doy cuenta desde mi yo que mira mi sueño. Ahí se termina. El mar en cortinilla con su rugido juguetón y constante se lo tragan todo.

Lo pienso un momento al abrir los ojos, antes de levantarme: ¿la he echado de menos? Ójala pudiera. He echado de menos que fueras la que fuiste, y que pudiéramos construir juntas un imaginario propio, seguir haciéndolo. Es raro echar de menos a alguien que ya no eres. Te amé mientras fuiste, nos amamos mientras fuimos. Es nostalgia, no amor.

sábado, 25 de octubre de 2014

Dile Cuerdas

Dile que ahí te vas a quedar
díselo.

Dile
Átame
Por el puro placer de sentirte cuerdas
y que al girar la muñeca
el cáñamo trenzado se me clave en la piel.

Dile
Átame
para que hasta en lo más hondo de lo que soy
sepa que estás tan cerca.
Tanto
como para que me pudiera agarrar si tropezara
con alguna locura en el camino
tanto
como para que pudieras agarrarme por una esquina
antes de chocar contra el suelo
al caer

Y no deshacerme en trozos.

Un silencio sostenido.
El bajo tejiendo una red bajo mis pies

allá abajo

allá tan lejos

para dejarme volar antes de recogerme.

pam-pam-pam-pam-pam-pam-pam-pam-pam-pam

cada disparo un orgasmo un subidón de la droga un chute de adrenalina

Bailando con los disparos

sabiendo que abajo me aguarda la red.