sábado, 26 de diciembre de 2015

Me asusta desconectarme. Me asusta respirar hondo, y en ese respirar hondo estar poniendo distancia. Te quiero, te quiero cerca, te quiero con curiosidad y ganas de explorarlo. Pero sin cuerpo no sé bien como sentirme confiada. Respiro hondo porque te siento lejos, y respiro hondo para deshacer mi propio susto. No lo vas a resolver ahora, Roma, respira hondo y confia en tu propio cuerpo.

domingo, 15 de noviembre de 2015


Lejos de la idea de buscar un origen a mis desviaciones, me sorprende las posibilidades que se construye el cuerpo.


jueves, 5 de noviembre de 2015

Me cago en la gestión de espacios compartidos. Me cago en el poliamor y en la promiscuidad y en la anarquía relacional y en el bdsm y en el juego. Me cago en la incertidumbre, me cago en buscar la relación que conecta con cada persona. Me cago en ser activista y me cago en la visibilidad y me cago en escribir publicamente. Me cago en los referentes. Me cago en todo lo que estamos construyendo, me cago en estar aquí y en haber llegado hasta aquí y en ser como soy. QUIERO UNA VIDA CON MALDITO LIBRO DE INSTRUCCIONES.

martes, 3 de noviembre de 2015


Quisiera poder ponerte encima de la mesa

quitarte el uniforme, abrirte bien las piernas

las cartas boca arriba, mis manos en tu lengua...


Pedirás perdón, pero nunca tendrás mi absolución...





lunes, 2 de noviembre de 2015

Me gustan las escenas costumbristas. Adoro las cocinas.
Yo aprendí muy pronto que el amor no iba a salvarme la vida, que sería la afinidad y el apoyo mútuo lo que me sostendría viniera de donde viniera. Ahora empiezo a aprender cómo se pueden combinar las dos cosas, despacio, hacer la vida bonita.



Estoy leyendo el poemario de Gabriela Wiener y me digo
Yo no voy a hacer fotos de familia,
mientras ya voy colocando cuidadosamente los personajes.

viernes, 30 de octubre de 2015

Me mantengo alejada y alejo de mí en la parte mas íntima (en los afectos y en los compartires sexuales) a la gente que se droga y se desfasa habitualmente porque siento que si no te cuidas a ti misma no puedes cuidarme a mí. Veo comportamientos compulsivos autolesivos, y me asustan. Me incomodan muy dentro, y desde ahí dentro siento como mi cuerpo reacciona con rechazo. 
- "¿No vas a poner música?"

Sueltas las cuerdas, me dejas de rodillas en la cama y te vas al otro lado de la habitación. Luces separadas, yo estoy en la penumbra y tú enciendes aquella luz. Trasteas en el ordenador, piensas en voz alta, sabes el disco que quieres. Tengo curiosidad por saber qué has elegido y ganas de que vuelvas ya aquí. 

Das vueltas, yo me tumbo. Te giras y vas al armario, sacas el top, te quitas la camiseta. ¿Lo estás haciendo para que me relama? Porque si es así está funcionando. 

Me pregunto si esto estaba pensado así, para que te mire desde estos tres metros escasos ahora que no puedo tocarte. Me gusta. Respiro hondo, me digo no hay prisa y me pongo cómoda, - "¿me estás haciendo ahora ser yo la mirona?"-.

domingo, 20 de septiembre de 2015


You turn me on

You turn me dom

You

turn

me

bottom




Cómo me pone esta gente...


"You see half the moon, its crescent, and one of the planets,
maybe Saturn, maybe Jupiter, in the early night sky over Berlin,
through the windows of a taxicab, near Potsdamer Platz

You think: Beauty!

No, this is not beauty, maybe not, maybe, this is the rest of it,
maybe not, maybe, the rest of beauty,
maybe not, maybe, what remains of beauty, maybe not,
maybe, what is visible, certainly, uncertain.
Your arms would not be able to stretch as far as necessary to form an
adequate gesture for beauty
(You know that, don't you?)

So, beauty remains in the impossibilities of the body."




sábado, 29 de agosto de 2015

Las 00:49 nunca fue una buena hora para salidas del armario. 

Sólo recordarme a mí misma
no más mujer puente
no más esa puente mi espalda

mañana
vuelve a leer el poema

ahora, descansa.


Me desvestí ese disfraz con cabeza de río
Desde la piedra en la que me siento lo miro

Profundo y sereno respeto
Pero la vida liviana me llama

¿y si fui aire
siempre
además de agua?



sábado, 22 de agosto de 2015

Me cansa esta sensación de trascendencia. Antes me encantaba. Ahora quiero sencillo, vivirte cada día, viviros cada día, vivir - me - cada - día. Quiero los días buenos y los días malos. Quiero que no vayamos con todo al 100%, que no vayamos al todo o nada. Quiero sencillo, tocarte el pelo, escuchar que te ríes, preocuparme absurdamente por María, como una madre, como una novia. Quiero cada siesta que dormimos juntas. Quiero que Clau me llame bichito. Quiero decirle que mi vida me gusta más con ella, quiero decirle que vaya suerte, compañera, tenerte cerca. Quiero jugar con la cachorra si se puede, y si no se puede, pues igual quiero, y hace sol, y todo sigue viéndose limpio. Quiero flotar. Quiero a Lucas, y a María, y tengo miedos, ahora son pequeños, son míos, mis bichitos. Quiero nadar e imaginar que no hay nada más y no escuchar nada más que el agua. Quiero sentirme las piernas cargadas. Quiero que nunca deje de ser verano y quiero no sentir la intensidad de todo todo el tiempo. En serio, la vida ya es demasiado intensa, en serio. En serio, me cansa sentir que cada paso que doy en la misma acera camino de casa es un paso más de mi vida, que yo decido, y sentir casi el crujir de cómo voy construyendo mi vida en cada momento. Quiero simplemente caminar. Y que nunca deje de ser verano.

viernes, 21 de agosto de 2015

Tenía 16 años y volví un día antes porque me llamaron para decirme que ella estaba en el hospital. No te avisé. Fui a trabajar, volví sola a casa, dormí como pude, me desperté y fui directa al hospital. Estaba en la uci, inconsciente, conectada a un montón de cosas que la mantuvieron "con vida" durante 4 días hasta que decidieron desenchufarlas. Recuerdo perfectamente ese momento: el médico saliendo, preguntandome por la familia de X, yo corriendo a buscar a su hermano, el horror, la urgencia. Sabía, yo ya sabía lo que estaba pasando, pero joder, quería tantotantotanto que no fuera eso, tanto. Y tú me embroncaste, ¿cómo no me has avisado que habías venido antes? Seguro que querías montarte una fiesta en casa. Puntos suspensivos. Yo quería meterme en la uci y tumbarme a su lado, y hablarle. Hablarle mirando al techo, hablarle hasta no poder más, y luego callarme de puro agotamiento y simplemente quedarme ahí, con ella, escuchando el respirador subir y bajar, subir y bajar, subir y bajar. Cerrar las cortinas para que no se amontonara nadie más a mirar desde el otro lado del cristal. Yo quería ser yo la que desenchufara las máquinas, la que la vistiera para el entierro, peinarla, maquillarla. Yo nunca le habría puesto ese amarillo en la cara, no era ella, estaba irreconocible en el velatorio, ella no era así. No recuerdo la ropa que llevabas, fui incapaz de quedarme mas de dos segundos delante del cristal, ni siquiera recuerdo si te veíamos de cuerpo entero o estabas medio tapada, no se ni si eso es posible. Yo habría elegido unos lois de los que llevabas siempre, encantada del culo que te hacían, tan feliz siempre. Tu pelo corto, que no te creía capaz hasta que te vi. Había tantísima gente. Una misa absurda, un entierro más íntimo. Por fin, llorar. Y desaparecer.

miércoles, 12 de agosto de 2015


No me acordaba de que tú y yo podríamos haber sido ell*s. Dentro de todo este colocar, esta cuenta a cero, ahora que ya te puedo mirar de igual a igual o a la misma altura, de sobte me viene ese recuerdo, y me encantaba. 



sábado, 18 de julio de 2015

La honestidad se me hace un concepto cada vez más complejo y lleno de matices, era más fácil antes...
No es que tú no puedas entrar y salir cuando quieras, es que yo no puedo abrir y cerrar todo el rato.
Nunca decir "tengo una madre que no me la merezco". Pero poder decir que la quiero.

martes, 14 de julio de 2015

La tristeza es dulce y caliente, serena ahora que estoy fuera del bucle. Fuerte. Limpia. Soltar el yogur es una decisión. Ahora deshaz el nudo despacio, y tira suavemente de la cuerda hacia afuera hasta que se suelte. Respira. Tu vida.

jueves, 2 de julio de 2015

Esa conversación que crees que te va a desmontar entera, y de repente entras, empiezas, hablas, cierras, y te sientes tranquila, más fuerte, más conectada con otras y con menos miedo. Es mejor hablar.
Me pregunto si nunca se van a acabar los armarios. Y eso me hace pensar, que soy una verdadera deportista entrenada en salir de los armarios, o al menos en manejarlos. Como bollera debo de tener mil y un referentes de lo que puede significar un armario, y de maneras de manejarlo. Como no monógama ya lo he vivido con diferencia menos fluido, pero igual conozco gente que lo ha manejado, nos hemos contado - aunque haya situaciones que se repiten una y otra vez ¿en qué momento lo dices? ¿Cómo? etc - . Y pienso, venga Roma, toda esta vergüenza interiorizada, toda esta culpa que sabes que no te corresponde, este susto de ponerle palabras y que se haga más real (¿por qué eso necesariamente te va a hacer más daño? Darle palabras y que se haga real, de una forma intelegible xlas demás puede quitarte la culpa y la vergüenza, puede ayudarte a encontrar a otras que hayan vivido lo mismo que tú)...vamos cariño, si algo sabes es que eso es una parte del armario, no de lo que has vivido en sí.

domingo, 28 de junio de 2015

Lo que más me cuesta de soltar es dejar que se aflojen las ganas. Me da pena...lo hacemos tan bien y cada vez mejor...

martes, 23 de junio de 2015

Ayer me sorprendí a mí misma diciendo en una conversación "estoy enamorada de mi vida".
Ha sido difícil, ha sido duro, y ha sido largo, pero llegué. Llegué. Aquí estoy, y tan fuerte.

sábado, 20 de junio de 2015





We were born so innocent, so full of a sense of need...

Sea por nuestra historia personal o sea porque esta vida lo rompe todo y nos deja así de frágiles a todas, seguimos hechas a inundación de ese sentido de necesidad, ese sentirnos expuestas y vulnerables. Y ese agujero ese roto esa fuga esa herida o esa hambre, ese dolor sordo que vive en la boca del estómago, esa experiencia de ser quienes somos, esa angustia que nos recuerda que estamos vivas y que necesitamos manos pies otros cuerpos para esta vida, y esa fuerza que sostiene todo que es nuestro estar ahí siendo cuerpos abiertos a conectar, receptivos, emitiendo, permeables. We still are full of a sense of need, esa es la fuerza de nuestra conexión, así te quiero y desde ahí te quiero. You are my brother, and I love you...




Recetas para bajar la intensidad en una relación: saltar a la comba con esta canción:

Canción de soltar cuerda

un, dos, tres,
afloja la mano y déjala correr
cuatro, cinco y seis,
agárrala tranquila después

siete, ocho, nueve,
vigila la cuerda los pies no te enrede
y hemos llegado hasta el diez
prueba a dar otra vez.
De vuelta a casa con las medias rotas y un montón de gomets para Roma. Buen balance, bien hecho, nena.

miércoles, 27 de mayo de 2015

El punto en el que puedo mirar con ternura mis propias cagadas, en lugar del cinismo, ese punto tengo que recordarlo hasta físicamente.
La risa me protege de involucrarme demasiado, me ayuda a mantener el punto de distancia emocional.

viernes, 22 de mayo de 2015

Va, vente a dormir conmigo esta noche.
Me dices greedy porque quiero que me ates otra vez. Greedy, ¿cómo se dice en castellano? lo buscas en el móvil, yo estoy en la nube de las cuerdas. Golosa, ávida. Me gusta este juego.

lunes, 18 de mayo de 2015

Me esfuerzo en pensar que un ingreso no tiene que ser necesariamente un punto de inflexion un antes y un después una ruptura no un proceso. Me recuerdo que ese es su relato y no el nuestro. Me pongo encima de la mesa que has llegado aqui en tu propio proceso de decisión, sobre tu cuerpo tu vida tus relaciones y tu relacion con tu propia forma de sentir, de manejarlo, con tu diagnostico tu proceso con la psiquiatrizacion con cuatro años de manejarte con la medicacion la familia una casa en la que vivir, etc. Tu proceso tus decisiones tus empoderamientos, tb tus estar jodida tus estar rara tus bucles. Ahora como hasta ahora, aquí voy a seguir estando, apoyo mutuo, autogestión, feminismo, y mucho amor, platana, te mando mucho amor

lunes, 4 de mayo de 2015

Me fastidia que haga este viento en Madrid, es sucio.
Odio que la gente se meta debajo del paraguas del feminismo o de lo colectivo, coja todos los apoyos mientras las cosas van bien/periodo de enamoramiento del grupo/a mí me va mal y me cuidáis y cuando surge una situación de conflicto hace: a) no interviene, no se posiciona, no gestiona, se convierte en un mueble que mira todo sin más; b) intenta hacer que lo que genera el conflicto no existe y trata de pasar por encima con el buenrollismo o el pragmatismo de "pasemos página"; c) Se coloca en el lugar ahora individualista de "Yo no tengo porqué aguantar esto". PUES NO CHUPES LAS COSAS BUENAS DEL BOTE. No te pongas la chapita. No entres y te aproveches de todo lo bonito y sustentador de nuestra comunidad si no te vas a ubicar en horizontal. No hace falta, cólocate en como funcionas tú y nosotras nos colocaremos como tengamos que hacer, y podremos compartir cosas igual, pero este feminismo no, y claramente los cuidados tampoco. Y no pasa nada, mientras seas clara y no te aproveches de mí, de nosotras y de nuestra comunidad.

viernes, 1 de mayo de 2015

27 años hasta encontrar a otra persona que también ha sentido el enamoramiento como un estado alterado que podría llamar patológico. Y no deseable de por sí. Que también ha sentido esa sensación de "sacaestodemicabezaydemicuerpo,no me hace bien". **GRACIAS**

miércoles, 8 de abril de 2015

Solo necesitas descansar. Descansa y se iran yendo las justificaciones bucle. Estás bien, estás contenta, estás haciendolo muy bien, ahora tienes que descansar.

viernes, 3 de abril de 2015







Yo lo que quiero es forzarme a mí misma a aguantar sin quitarle la ropa a bocajarro. Forzarme a mirarla, con las manos atadas detrás de la nuca, toda su espalda. Yo lo que quiero es atarle la caja torácica y girar las cuerdas y sentir cómo le falta el aire, y notar cómo su cuerpo se balancea ligeramente, y apretar más de un tirón y escucharla jadear, para luego recostarla hacia atrás apenas un poco, hasta apoyarla en mí, y acariciarle la cara, las clavículas, la garganta, y apretar despacio. Yo lo que quiero es tener al lado chocolate fundido y meter la mano y follarte la boca, maldita sea. Dejar que caiga goteando de mi mano a tu cara, caliente, y no sepas lo que es, hasta que te caiga un poco en la boca, y me pidas más. Más. Sin hablar, así como se abre tu boca, así como se echa hacia delante tu cuerpo. Y mancharte los labios, y dejar que me lamas los dedos, y buscarte la lengua y jugar y llenarte de chocolate la boca y empaparme de tu saliva. Quiero jugar con cera, quiero ver tu espalda arquearse, quiero ver tus muslos abrirse, quiero sentir cómo te estremeces si te tiro la cera en el pecho y luego te goteo con agua helada, quiero hacerlo a la vez. Quiero limpiarte después despacio, con mimo, y ya sin cera arañarte la piel sensible, quiero verte salivar. Voy a ponerte una pinza de radios en la lengua para verte babear, quiero que pierdas el control y te babees encima, quiero quitarte los pantalones con firmeza y la ropa interior, y quiero hacer que te babees entre los muslos. Quiero tirarte del pelo para sujetarte recta y quiero meterte la mano en el coño tan despacio que te desesperes. Quiero saber que podré azotarte otro día, porque hoy quiero hacerte sudar. Quiero...





jueves, 2 de abril de 2015

Obviemos el tema de la canción, y quedémonos con el principio en versión bollo, so sexy...

"Blue jeans, white shirt, walked into the room you know 
you made my eyes burn. It was like James Dean, for sure..."



sábado, 21 de marzo de 2015

Duelo


Cuando tenía 16 años (de hecho unos días antes de cumplirlos) se mató una amiga mía en un accidente de moto. Este tipo de amigas mejores amigas adolescentes amigas para siempre. De ese tipo de amigas que ya sabíamos qué íbamos a estudiar al terminar el instituto, y que habíamos decidido que iríamos las dos a Valencia a estudiar psicología juntas, y bueno, amigas mellizas juntas forever.
La poesía por la poesía no me interesa. Eso es el romanticismo. Conectas lugares comunes, pero no te sirven ellos a ti sino tú a ellos. Poesía hueca.

---------------------------------

Me dijo que lo que hacía esta persona era alimentarse de la energía de la gente, y que por eso se enredaba con gente con una energía grande y una forma de hacer concreta, que le sujetara.

-----------------------------

martes, 17 de marzo de 2015

Andaba por el bosque desnuda, con el pelo y el cuerpo revuelto, magullada, sucia de sorda y hueca desesperación. Andaba buscando un árbol, cualquier árbol, una casa. Me he ido metiendo en todos los pozos de agua estancada, he ido caminando por todos los barros de arenas movedizas, he ido buscando el bucle que me tapara todos los poros de mi cuerpo hasta no dejarme respirar, que me llenara la garganta para no dejar resquicio de aire, que me llenara los oídos para amortiguar los sonidos hasta el silencio, que me inundara la caja toracica para que dejara de resonar. 

He puesto un pie detrás de otro buscando el alud que tapara la luz del sol para no mirar la pequeña que titilaba a lo lejos, tan dentro de mí que no la oía, enterrada. 

Han pasado 20,18,15,13,9,7 años y la luz sigue titilando con una feroz ternura, alumbrando un camino que he tardado 7 años en estar preparada para mirar. Una honestidad radical: tienes que mirar esto para seguir siendo tú. Empapelé las paredes con papel continuo para sacarlo todo a fuera y mirarme y no pude. Lo llené de vosotrxs, me llené los ojos de afuera para no sentir el vértigo de caminar por el borde de ese precipicio. 

Ahora me siento preparada. 

Ahora tengo un nombre, ahora tengo palabras.






martes, 3 de marzo de 2015

Hemos hablado de los miedos, lo que los miedos hacen o como funcionamos con esos mecanismos que operan todo el rato, miedos, miedo a no ser reconocida, miedo a ser rechazada, miedo a no gustar, miedo a no ser suficiente, a no estar a la altura, miedo al abandono. Este lo voy a repetir en grande: MIEDO AL ABANDONO. 

Ahora: hablemos de la vergüenza. 


domingo, 1 de marzo de 2015

No hay finales felices, sino caminos que importan.


No puedes evitar que se caiga, no podremos sostener seguramente, pero podemos mirar. Mirar, mirar atentas, mirar porque importan, mirar.

sábado, 14 de febrero de 2015

Llámame paranoica porque veo cosas donde no las hay. Pero aun después de esta hostia de realidad, sigo pensando que son reales.
7 días ha durado. Diría que menos, pero no estoy segura que no ha estado coleteando hasta 7. Y ya. Ya fue. Soltar, cortar esa especie de cordón umbilical que parece que te suministra el aire para respirar. Cortar. Abrir tanto la garganta para coger aire en la primera bocanada que parece que voy a explotar y desintegrarme en diezmil millones de iones de colores, que se quedarán suspendidos en el aire un momento, antes de diluirse en el alrededor. Y absorber. Tan fuerte que duela sentir la cascada de aire inundando cada recoveco de mi árbol alveolar, que sienta cómo se difunde por todos mis espacios intracelulares. Respirar. Y soltar el aire. Y abrir los ojos que ya estaban abiertos, pero que no podían mirar más allá de mis entrañas. Extraño egocentrismo.

Ya fue. Corté el cordón. Ahora respiro y amo recorrer los bordes de mi yo para saber hasta dónde llego, y donde se entremezclan y confunden con los de otrxs como aguas de diferentes ríos. Situada en mi propio cuerpo. Situada.

lunes, 9 de febrero de 2015

Asi como a la gente no hetero nos meten todo el rato en dinámicas heteros, a la gente no monógama nos meten todo el rato en dinámicas monógamas

martes, 3 de febrero de 2015

Se llama sídrome de abstinencia, dura unos días, y nadie se ha muerto de eso. O al menos yo no me voy a morir. Éste es mi mantra.

La cabeza me va demasiado rápido. Todas las interpretaciones posibles, todas las posiciones desde las que mirar, todas las reacciones físicas y emocionales: pasar por la tristeza, el miedo, la indignación, el enfado, la pena otra vez, la inseguridad, la culpabilidad, y empezar otra vez. PARA. Parar la cabeza, parar el círculo. Música si puedes. Mantra. Un baño. Un gato. Dormir. En los ratos intermedios veo que estamos haciendo lo que hemos acordado, tan simple como eso. Que era lo que yo quería. Sé fuerte, Roma, busca la fuerza que tienes, fuerza para aguantar el envite y fuerza para no pararte a pensar y elaborar todo. Meditar, dejarlo pasar, ahora no tienes espacio para mirar con perspectiva, dejarlo pasar es una estrategia de autocuidado y es importante. Sé fuerte, yo sé que lo has hecho antes y sé que puedes hacerlo. Ánimo, valiente.



Incluir la salud mental en nuestra perspectiva de las vidas que queremos construir y la autonomía que queremos recuperar, no es incluir las consignas en nuestros eslogans, no es romantizar la locura, no es declarar la guerra a lxs psiquiatras como si pudiéramos prescindir de las alianzas en las consultas.

Es crear cajas de resistencia para rebajar la angustia de esta miseria de vida, y el miedo que genera saber que si petas igual no sólo petas sino que te quedas sin casa. Es crear grupos de apoyo para no tener que ser tú quien comunique lo que te está pasando cuando no puedes o no te serviría comunicar desde donde estás; grupos de apoyo para poder llamar a alguien que sabe que tipo de apoyo quieres o necesitas o quieres y necesitas, porque lo has pensado, compartido y consensuado antes; alguienes que conocen tu proceso, cómo lo vives, qué significa para ti. Grupos de apoyo y alianzas terapéuticas para tener los recursos farmacéuticos que necesitemos y/o queramos usar, y la información tanto profesional como vivencial de cómo funcionan y para qué pueden servir. Es buscar activamente, abrir espacios de encuentro para ir creando alianzas con profesionales, que tienen herramientas, experiencias y perspectivas que nosotras no tenemos, y viceversa. Porque lxs vamos a necesitar.
Es crear grupos de apoyo entre iguales para saber que no estás sola, que no eres la única, que hay otras experiencias y que se sale, para compartir, para vincularnos, para hacernos fuertes, para empoderarnos, para construir recursos.

En un mundo loco la loca no es la verdadera cuerda, sino alguien que está bien jodida y que puede construir una perspectiva sobre su propio proceso que la ayude a entenderlo, saber cómo funciona, minimizar sus impactos, hacer la propia vida, con construcción política real.