martes, 3 de febrero de 2015

Incluir la salud mental en nuestra perspectiva de las vidas que queremos construir y la autonomía que queremos recuperar, no es incluir las consignas en nuestros eslogans, no es romantizar la locura, no es declarar la guerra a lxs psiquiatras como si pudiéramos prescindir de las alianzas en las consultas.

Es crear cajas de resistencia para rebajar la angustia de esta miseria de vida, y el miedo que genera saber que si petas igual no sólo petas sino que te quedas sin casa. Es crear grupos de apoyo para no tener que ser tú quien comunique lo que te está pasando cuando no puedes o no te serviría comunicar desde donde estás; grupos de apoyo para poder llamar a alguien que sabe que tipo de apoyo quieres o necesitas o quieres y necesitas, porque lo has pensado, compartido y consensuado antes; alguienes que conocen tu proceso, cómo lo vives, qué significa para ti. Grupos de apoyo y alianzas terapéuticas para tener los recursos farmacéuticos que necesitemos y/o queramos usar, y la información tanto profesional como vivencial de cómo funcionan y para qué pueden servir. Es buscar activamente, abrir espacios de encuentro para ir creando alianzas con profesionales, que tienen herramientas, experiencias y perspectivas que nosotras no tenemos, y viceversa. Porque lxs vamos a necesitar.
Es crear grupos de apoyo entre iguales para saber que no estás sola, que no eres la única, que hay otras experiencias y que se sale, para compartir, para vincularnos, para hacernos fuertes, para empoderarnos, para construir recursos.

En un mundo loco la loca no es la verdadera cuerda, sino alguien que está bien jodida y que puede construir una perspectiva sobre su propio proceso que la ayude a entenderlo, saber cómo funciona, minimizar sus impactos, hacer la propia vida, con construcción política real.

No hay comentarios:

Publicar un comentario