martes, 3 de febrero de 2015

Se llama sídrome de abstinencia, dura unos días, y nadie se ha muerto de eso. O al menos yo no me voy a morir. Éste es mi mantra.

La cabeza me va demasiado rápido. Todas las interpretaciones posibles, todas las posiciones desde las que mirar, todas las reacciones físicas y emocionales: pasar por la tristeza, el miedo, la indignación, el enfado, la pena otra vez, la inseguridad, la culpabilidad, y empezar otra vez. PARA. Parar la cabeza, parar el círculo. Música si puedes. Mantra. Un baño. Un gato. Dormir. En los ratos intermedios veo que estamos haciendo lo que hemos acordado, tan simple como eso. Que era lo que yo quería. Sé fuerte, Roma, busca la fuerza que tienes, fuerza para aguantar el envite y fuerza para no pararte a pensar y elaborar todo. Meditar, dejarlo pasar, ahora no tienes espacio para mirar con perspectiva, dejarlo pasar es una estrategia de autocuidado y es importante. Sé fuerte, yo sé que lo has hecho antes y sé que puedes hacerlo. Ánimo, valiente.



No hay comentarios:

Publicar un comentario