martes, 3 de noviembre de 2015


Quisiera poder ponerte encima de la mesa

quitarte el uniforme, abrirte bien las piernas

las cartas boca arriba, mis manos en tu lengua...


Pedirás perdón, pero nunca tendrás mi absolución...





No hay comentarios:

Publicar un comentario