lunes, 2 de noviembre de 2015

Yo aprendí muy pronto que el amor no iba a salvarme la vida, que sería la afinidad y el apoyo mútuo lo que me sostendría viniera de donde viniera. Ahora empiezo a aprender cómo se pueden combinar las dos cosas, despacio, hacer la vida bonita.



No hay comentarios:

Publicar un comentario