sábado, 26 de diciembre de 2015

Me asusta desconectarme. Me asusta respirar hondo, y en ese respirar hondo estar poniendo distancia. Te quiero, te quiero cerca, te quiero con curiosidad y ganas de explorarlo. Pero sin cuerpo no sé bien como sentirme confiada. Respiro hondo porque te siento lejos, y respiro hondo para deshacer mi propio susto. No lo vas a resolver ahora, Roma, respira hondo y confia en tu propio cuerpo.