viernes, 1 de enero de 2016

Dios, cállate ya. Cállatecállatecállatesóloquieroquesecalle. En serio, ahora, CÁLLATE.
Frente a tu cinismo, mi ternura radical. Ternura para conmigo. Respirar hondo, tomar distancia, recogerme, y planificar mucha autoreparación para cuando vuelva a casa en unos días. Me miro con ternura y mas porque se que tu no lo vas a hacer nunca. Y me lo merezco.