miércoles, 28 de septiembre de 2016


Era mi canto la única certeza, 
lo único cierto que me iba quedando
busqué mi voz bajo las piedras, 
de tanta certeza se estaba secando.


Era mi pecho un pájaro mudo, 
era mi pecho,
mi alma, tierra movida, 
como la tierra de los hormigueros.


Me até el pelo y salí. 
Fui murmurando mi nombre...

No hay comentarios:

Publicar un comentario