domingo, 27 de noviembre de 2016

Y mientras lo digo me pienso
¿seré capaz? ¿dos copas de vino y cama y poesía una noche de invierno, quizás en la bañera? 
¿seré capaz, de encontrarme no contigo, de encontrarme con otra?

Y mientras lo hago me digo me pienso
¿seré capaz? ¿seré capaz la cama entera toda inundada jungla de sonidos risas antes de salir allá afuera? 

Llegas a casa y la casa puede estar igual y yo estoy tranquila
vamos a la misma fiesta llegas a medianoche y yo ya estoy vestida
(o más bien desvestida, atuendo de preferencia de este cuerpo hecho de verano parece)
En tres semanas ya has dormido más veces en mi cama que las que durmió ella en 10 meses,
(más que una es fácil). Fácil. Tranquilo. 

Carlos me ve recogiendo, "¿Quién viene?" y me echo a reír
Te pregunto si quieres un guante y me dices "¿Para qué?", y yo te quiero comer. Candidez, se siente lindo. 

¿Seré capaz? Me digo, me dice el cuerpo. ¿Seré capaz? Se me hace difícil y extraño, nueva otra vez en mis espacios contra-abiertos, aprendida de ti. Llevo esas playas después de las profundidades llevo esa memoria aún en la piel. Estoy en la arena y un poco cansada, ensoleándome. No sé mucho ahora.



No hay comentarios:

Publicar un comentario