martes, 8 de agosto de 2017

Ya no hay una amenaza, pero hay un daño. Respeta ese daño, no lo fuerces. Eso te hace estar cerrada, porque ese daño necesita repararse. Respeta tu propio cuerpo, dale el espacio.